Educación destinará 48 millones a alumnos vulnerables para paliar la COVID-19

El departamento de Educación destinará 48.050.188 euros para compensar las desigualdades educativas y los efectos de la COVID-19 en los alumnos vulnerables, que en su mayor parte se destinarán a los cerca de 500 centros de complejidad educativa, donde están escolarizados unos 180.000 alumnos.

Así lo ha anunciado en conseller de Educación, Josep Bargalló, durante la presentación del «Plan de Mejora de Oportunidad Educativas del curso 2020-21», junto al director general de Atención a la Familia y a la Comunidad Educativa, Juanjo Falcó.

Bargalló ha considerado que el plan supone un «paso adelante muy importante» que la pandemia obliga a «acelerar» porque en septiembre «nos encontraremos ante una emergencia que será pedagógica y comunitaria».

Por esta razón, Bargalló ha afirmado que las escuelas «abrirán el próximo 14 de septiembre, si la situación de la pandemia es como la actual» ya que en este próximo curso «extraordinario» habrá que «reforzar la función social de la escuela».

El inicio de curso, ha dicho, coincidirá con «el momento más álgido de la crisis económica y social» y la apertura de las escuelas será «una respuesta comunitaria y social».

La educación es un «servicio público esencial», ha afirmado Bargalló, que «garantizará la recuperación de la crisis económica y social o bien puede aumentar las crisis».

El conseller ha explicado que el plan consta de 19 medidas, que se agrupan en cuatro grandes ejes: reducción de las barreras económicas; acompañamiento, motivación y apoyo al alumnado y refuerzo de la atención educativa; acompañamiento, implicación y participación de las familias y de acción educativa comunitaria y oportunidades educativas más allá de la escuela.

De los 48 millones, se destinarán 10,8 a la reducción de barreras económicas, con medidas como el acceso equitativo a las salidas y colonias escolares, la gratuidad de los materiales escolares en centros públicos, o el acceso equitativo a las actividades complementarias para centros concertados en entornos de características socioeconómicas desfavorecidas.

Para el acompañamiento, motivación y apoyo al alumnado y para el refuerzo de la atención educativa se destinarán 26,9 millones, y para reforzar la implicación y participación de las familias con la escuela se destinarán otros 1,15 millones.

Por último, se dotará con 9,18 millones el plan de acción educativa comunitaria y de oportunidades más allá de la escuela.

En Cataluña hay un 500 centros educativos considerados como complejos (unos 40 de ellos son concertados), que esta semana recibirán las propuestas para que suscriban un acuerdo de corresponsabilidad con la conselleria que les permitirá, una vez aprobada la propuesta, distribuir las ayudas según sus necesidades, ha informado Bargalló.

Las ayudas se asignarán según el grado de complejidad de cada centro porque, ha señalado Juanjo Falcó, «queremos ser muy equitativos en el reparto de los recursos».

Sobre la posibilidad de que los centros de máxima complejidad renuncien a la sexta hora de escolarización, Bargalló ha asegurado que «es una medida extraordinaria sólo para el próximo curso».

«Quizás las instrucciones de inicio de curso debían de haber sido más estrictas en este sentido», ha reconocido el conseller, que ha insistido en que eliminar al sexta hora «debe de aprobarse en el consejo escolar, y mejor que sea con amplia mayoría».

Accede a la noticia en el periódico

ABC.es