Educación Especial rechaza las clases en junio: “Están poniendo en peligro a los alumnos y profesores”

Explican que “el distanciamiento social con este grupo de niños es totalmente imposible” y piden que el curso comience en septiembre

R. Peiró | VALENCIA 8/05/2020
El Seminario de Directores y Directoras de los Centros Concertados de Educación Especial de la Comunitat Valenciana, ha mostrado su “estupor y asombro” frente a la previsión por parte del Gobierno central, de apertura de los Centros de Educación Especial a partir del 25 de mayo para aquel alumnado que lo solicite la familia de forma voluntaria. A juicio de los afectados, esta medida “podría poner en peligro todo el esfuerzo realizado en estas semanas», ya que no cuentan con los medios adecuados de protección «y el distanciamiento social con este grupo de alumnos es totalmente imposible”.

Argumentan que un elevado porcentaje de alumnos en estos centros son personas que por su nivel cognitivo no llegan a comprender la necesidad de utilización de protocolos de salud “y mucho menos son capaces de llevarlos a la práctica y, en gran número de ocasiones, incluso llegan a rechazarlos, poniendo en serio peligro al resto de compañeros o los profesionales que les atienden”.

En cuanto a los profesionales, aseguran que tampoco podrán llevar a la práctica el plan que establece el Ministerio, pues en la mayoría de las ocasiones, “el contacto es más que necesario”. Al respecto, explican que se trata de un alumnado “en su mayoría totalmente dependiente en todas las habilidades de la vida diaria. Hay que ayudarles físicamente para los desplazamientos, para el aseo, cambios de pañal, controles de esfínteres, ayudarles físicamente para la alimentación, incluso en algunos casos es necesario de dos profesionales para los traslados y cambios de postura». Por todo ello afirman que “en todas estas situaciones el distanciamiento social es inviable cumplirlo”.

Otra de las características que presenta muchos de estos alumnos son los problemas de conducta, “por lo que el distanciamiento social también se rompe, ya que es necesaria la sujeción, acompañamiento y contención física para evitar autolesiones y lesiones a los demás”.

Asimismo, exponen que este alumnado también presenta diversos y numerosos problemas de salud que precisa una intervención directa y de contacto de forma diaria, como es el caso de la intervención en casos de crisis epilépticas, alimentación por sonda gástrica, aspiraciones de las vías respiratorias, sondajes, curas, etc. “Por lo que muchos de ellos son población de riesgo frente a esta pandemia”.

Consideran que «la desescalada no puede dejarse a la voluntariedad de las familias, sino al análisis de las entidades responsables de estos centros quienes deben delimitar el proceso de vuelta a la normalidad según las características del alumnado, la ratio, las condiciones físicas de las instalaciones, del material de prevención, y todas aquellas cuestiones y protocolos que garanticen una vuelta al colegio de calidad”.

Por todo ello, consideran que la Conselleria de Educación debería delimitar una normativa mínima de acceso a los centros que garantice la salud de toda la comunidad educativa y que tenga en cuenta aspectos imprescindibles como la necesidad de realización de las pruebas de coronavirus a todos los profesionales y alumnado antes de la incorporación; contar con EPI’s (personal y alumnado) mascarillas, guantes, geles, elementos de purificación del aire, máquinas de ozono y materiales que permitan realizar controles de temperatura como termómetros de infrarrojos, entre otras necesidades.

“Detrás de esta medida de abrir los centros, seguramente se encuentra una gran presión por parte de las familias, de que estas lo están pasando mal, que están desbordadas por la situación. Pero pensamos que no podemos tirar por tierra todos los esfuerzos que hemos realizado como sociedad en estas semanas”.

Así las cosas, la propuesta del Seminario de Directores y Directoras de los Centros Concertados de Educación Especial de la Comunitat Valenciana es que la entrada de este alumnado se realice en el mes de septiembre, cuando ya existan protocolos claros de actuación, dotación económica extraordinaria para hacer frente a tareas de limpieza, personal, elementos higiénicos y preventivos.

Accede a la noticia en el periódico

larazon.es