El Gobierno respeta la decisión sobre conciertos educativos del TSJR pero recuerda que ésta «no prejuzga el fondo»

El portavoz del Gobierno de La Rioja, Chus del Río, ha mostrado el «respeto escrupuloso» a la decisión de la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJR que acaba de confirmar la cautelarísima sobre las líneas educativas eliminadas pero recuerda que esta decisión «no prejuzga el fondo de la cuestión».

Chus del Río ha realizado estas declaraciones tras dar a conocer los asuntos aprobados por el Consejo de Gobierno que, en esta ocasión, se ha celebrado de forma telemática por precaución tras poner en marcha el protocolo de actuación por coronavirus al encontrarse dos consejeros, Francisco Ocón y Ana Santos, en cuarentena al haber estado en contacto con un positivo por la enfermedad.

Con respecto a la eliminación de los conciertos educativos, que el TSJR no ha avalado, Chus del Río ha asegurado que «la decisión del TSJR no prejuzga el fondo» algo que «queremos dejar claro».

En este punto, ha continuado, las medidas cautelares tienen un fin que es «el de asegurar que el objeto de proceso principal no tenga ningún problema» pero hay que recordar que «el proceso principal sigue su curso». Además, ha indicado, «no hay ninguna previsión de que se vaya a resolver en un corto periodo de tiempo».

También ha querido lanzar un mensaje para los padres y madres y alumnos: «Estén tranquilos que el proceso de escolarización se va a completar con normalidad».

Por todo ello, ha insistido, «lo importante es insistir en que esta sentencia o dictamen no prejuzga el fondo del asunto».

MEDIDAS

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja ha acordado, hace unos minutos, mantener la medida cautelarísima por la que suspendía de manera cautelar la Resolución de la Consejería de Educación y Cultura del Gobierno de La Rioja en la que se eliminaban varias líneas educativas en los centros concertados de Inmaculada Corazón de María Escolapias, Salesianos y Alcaste de Logroño, únicos centros que recurrieron la decisión de la Consejería.

Educación presentó alegaciones contra la medida adoptada por la Sala solicitando su levantamiento. Estimaba la autoridad educativa que la resolución judicial carecía de motivación porque no existía urgencia, ya que, a su juicio, los perjuicios irreparables no existen.

También alegaba que no se concretaba el interés general esgrimido por el Tribunal para dictar la suspensión cautelar respecto a la eliminación de plazas escolares.

La Sala, sin embargo, rechaza las alegaciones de la Consejería y confirma su decisión porque considera que «los perjuicios que la supresión de las unidades, hasta la fecha concertadas, se hubieran ocasionado a los alumnos, familiares, centros y profesores, pudieran ser irreparables pues carecería de efectividad si se procediera a la ejecución inmediata de la resolución impugnada con la consiguiente supresión de tales unidades».

Esta nueva resolución se fundamenta en la doctrina dictada por el Tribunal Supremo en casos similares, la cual dispone que no se verían perturbados gravemente los intereses generales ni tampoco la «irreversibilidad del desembolso y perjuicio económico a reparar para el caso de que la sentencia que finalmente se dicte declare la conformidad a Derecho», en nuestro caso, de la Resolución de la Consejería de Educación y Cultura de La Rioja.

A la luz de esta doctrina, la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJR ha acordado, sin prejuzgar el fondo del asunto sobre el que se pronunciará en un futuro y de acuerdo con la especial prudencia exigible en asuntos de carácter educativo, confirmar la medida cautelarísima y mantener todas las plazas escolares ofertadas para el curso 2020-2021 de los tres centros escolares recurrentes. Una decisión que puede ser recurrida, primero, en súplica ante la propia Sala y luego en casación ante el Tribunal Supremo.

Accede a la noticia en el periódico

www.20minutos.es