José María Alvira: “Somos defensores de la escuela pública; una escuela única es propia de países dictatoriales”

(Jesús Bastante).- “Nosotros también somos defensores de la escuela pública. Lo que no queremos es que sea única, porque eso es propio de países dictatoriales. Lo de la escuela única no casa con la cultura democrática, ni con una escuela plural y accesible para todos”. El secretario general de Escuelas Católicas, José María Alvira, denunció esta mañana que ninguno de los cuatro grandes partidos (PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos) han querido encontrarse con esta institución -que representa al 80% de la concertada- antes de elaborar sus propuestas electorales en materia educativa.

Durante la presentación de su XIII Congreso, que tendrá lugar los días 29 a 31 de octubre en el Hotel Auditorium de Madrid, Alvira anunció que se ha invitado a los líderes de estos cuatro partidos a presentar sus propuestas educativas en el Congreso, “a la hora que quieran, aunque ello suponga cambiar el programa del mismo”.

Pese a que algunas todavía no se han hecho públicas, desde Escuelas Católicas sí valoraron las principales propuestas de los cuatro partidos. “De los emergentes, es complicado saber qué piensan.-apuntó Alvira-Tengo la impresión de que no tienen un programa muy claro, muy definido y muy coherente sobre educación. Y sobre los otros dos, conocemos algo sus posturas:el PSOE se ha tirado a la piscina, y el PP, también hemos hablado con ellos, aunque teóricamente sus propuestas pueden coincidir, vemos cierto despiste, no opiniones concordes, y a veces actuaciones poco coherentes”.

La propuesta educativa del PSOE fue uno de los temas estrella de la rueda de prensa convocada en la remozada sede de Escuelas Católicas. En este punto, Alvira la calificó de “una polvareda exagerada”, que “nos ha sorprendido, aunque relativamente, porque estos mensajes se llevan diciendo siempre que se acercan las elecciones”. No obstante, incidió en que “si llegan a gobernar, las cosas no serán exactamente como ellos dicen”.

En cuanto a la clase de Religión, el representante de los colegios concertados subrayó que “hay motivos más que de sobra para defender su presencia, con argumentos educativos, sociológicos, culturales, antropológicos“, de modo que “este planteamiento me parece poco serio y algo apolillado. Hay algunos grupos que se empeñan en hablar con lenguaje del siglo XIX. No lo entiendo, o lo entiendo demasiado bien…”, destacó Alvira.

 


“Sabemos educar: libertad y compromiso”, es el lema del congreso de Escuelas Católicas, en el que se quiere tratar un tema de fondo, “que creíamos resuelto, pero que desgraciadamente vuelve a estar de actualidad: la libertad de enseñanza”, resaltó Alvira, quien apuntó la urgencia de “hablar de libertad no con argumentos del pasado, sino hoy, con una mirada nueva“.

En su argumentario previo al congreso, Escuelas Católicas planteó una serie de preguntas, aglutinadas en torno al “¿Sabías que…?“, con algunos datos interesantes.

Los colegios católicos del mundo (210.000) escolarizan al total de la población española (44 millones de alumnos)
Con los millones de euros que anualmente ahorra la escuela católica al Estado podría liquidarse el rescate bancario de España en 13 años (2850 millones)
Los centros católicos españoles escolarizan a casi tantos alumnos como los usuarios activos de Facebook (1,45 millones)
Trabajan 100.400 en Escuelas Católicas

 


Por su parte, Jesús Muñoz de Priego, abogado y asesor jurídico de Escuelas Católicas Andalucía, denunció que “la defensa de una escuela pública única elimina la libertad de enseñanza”, y reconoció que, en ocasiones, se ha dado un debate “con la incomparecencia de los que defendemos la libertad de enseñanza”.

Para el artista y teólogo Siro López, uno de los participantes en el congreso, “no es posible la creatividad sin un espacio interior de libertad”. “Estamos en un momento maravilloso para la esperanza, para alimentar las oportunidades, y no tanto para los lamentos. Si algo nos fortalece es nuestra identidad como escuelas católicas. No es para intentar recoger migajas de libertad, sino acudir a nuestra fuente, una libertad evangélica que va muy por delante de oportunidades políticas y sociales”.

Finalmente, Jesús Alcoba, de Lasalle, se propuso responder a la pregunta: “¿A qué sociedad debe responder la educación?”, y planteó el “principio de la galletita de la suerte”, que sirven como postre en algunos restaurantes. “La gente no consume esas galletas por su sabor, sino por su mensaje, por la emoción de ver qué me ha tocado. Del mismo modo, la gente no se vincula a las marcas por su valor funcional o económico, sino por lo que nos hacen sentir. Y nosotros, desde la educación ¿qué hacemos para hacer sentir a esa persona? Ese es el reto que nos planteamos”.

 

Para leer el programa, pincha aquí:

Para acceder a la web del congreso, pincha aquí:

PeriodistaDigital.com