La comunidad educativa rechaza en bloque el plan y anuncia movilizaciones

Los sindicatos consideran insuficientes las nuevas contrataciones, mientras que la concertada avisa: «Si no nos quieren a su lado, nos tendrán enfrente»

GIJÓN.
Las medidas adoptadas por la Consejería de Educación han crispado los ánimos en toda la comunidad educativa. Si bien los motivos son diferentes para unos y otros, lo cierto que toda la comunidad educativa, en bloque, está en contra del plan anunciado. No están de acuerdo con las formas (consideran que se les ha «ninguneado») ni con el fondo, con la ratio de 20 alumnos, con las contrataciones anunciadas y no está de acuerdo la concertada, como era de esperar, con la decisión de no transferir a esta red ni un euro del presupuesto ‘extra’.

Hasta tal punto, que se plantean movilizaciones por dos lados. El primero, CC OO, que ya las anunció el fin de semana y las mantiene. Su portavoz, Borja Llorente, lamenta que «estas medidas son la constatación de que se han impuesto los criterios economistas y racionalización del gasto frente a los criterios educativos y sanitarios». Las 400 contrataciones de profesorado, asegura, «solo cubren el 12% de las necesidades de plantilla». En CSIF es que ni si-quiera se fían de que esos contra-tos lleguen. «Ya hay 3.800 interinos. Habrá que ver si se llama a 4.200 para el próximo curso», avanza Carlos Díaz. A esas cifras hace también referencia Tino Brugos de Suatea, que recuerda que la mi-tad de los interinos con contrato están a media jornada.

A ANPE no le salen las cuentas. Para el sindicato, los 400 nuevos docentes son «totalmente insuficientes. Los 30 millones que nos mandan el Gobierno darían para contratar a 857 profesores. ¿A dónde va ese dinero?», apostilla Gumersindo Rodríguez. Y la misma duda plantea UGT: «Sorprende que se hable de ratios sin saber dónde están los 30 millones recibidos. No salen las cuentas».

Y Brugos saca a relucir la otra causa de malestar: «Lamentamos que no se nos tenga en cuenta para nada acerca de los planes de la consejería, se nos ignora». Y advierte: «Si eso es lo que nos va a ofrecer, no vamos a negociarlo». En la misma línea se muestra Maxi Fernández, de UGT: «Es otro ninguneo más. ¿Cómo presentar un documento sin haber existido una negociación con representantes del profesorado?». Los sindicatos abogan por ratios menores, que no excedan los 15 alumnos por aula.

Pero, sin duda, la mayor perjudicada del anuncio de ayer es la escuela concertada, que se queda sin más financiación. Simón Cortina, presidente de Escuelas Católicas, fue muy contundente: «Excluyen de las ayudas a los centros que escolarizan a uno de cada tres alumnos. Discriminan al 30% del alumnado. Los padres de la concertada financiarán a los públicos sin que el dinero de sus impuestos llegue a la concertada». Recuerda que «llevamos años haciendo esfuerzos» y añade: «Si no nos quieren al lado, nos tendrán enfrente». Sandra Nieto, portavoz de la Con-capa (federación de familias de la concertada), avanzó que si es necesario acudirán a los tribunales. Por su parte, el sindicato OTECAS habla de «ataque directo a la libertad de elección de centro que tienen las familias, recogida en la Constitución Española» y dice que la situación es «inasumible».

elcomercio