La exclusión de la concertada de los fondos extraordinarios encona el conflicto

Escuelas Católicas responde a Adrián Barbón y le recuerda que «ambas redes responden a la legalidad educativa vigente»
GIJÓN. El plan del Principado de Asturias para regresar a las aulas en septiembre y su decisión de destinar todos los fondos extraordinarios a la enseñanza pública ha vuelto a poner en pie de guerra a la escuela concertada. La vieja batalla se recrudece y todo apunta a que finalizará en movilizaciones en la calle o en los tribunales. O en ambos. La consejera de Educación, Carmen Suárez, ya salió en defensa de la decisión del Ejecutivo regional. Y ayer lo hizo el propio presiden-te del Principado, quien aseguró en la Junta General que no tiene nada en contra de la enseñanza concertada pero que «nos corresponde gestionar la red pública». Y añadió que ni siquiera para esa red serán suficientes los 30 millones de euros que Asturias va a recibir del Gobierno central para la educación, una cifra con la que se deben sufragar las nuevas contrataciones de docentes, el desdoble de aulas, la digitalización y adquisición de nuevos equipos…

Pero los argumentos del presidente regional ni gustan ni con-vencen a la escuela concertada asturiana. En concreto, a Escuelas Católicas. «Al gobierno autonómico le corresponde gestionar la educación sostenida con fondos públicos, lo cual incluye también a los centros concertados», respondió ayer Simón Cortina, presidente de la entidad. Tanto Barbón como la consejera anterior-mente han hecho referencia al mantenimiento de los conciertos educativos, vigente en las condiciones actuales hasta 2023. «De lo que hablamos ahora no es el concierto educativo, sino del acceso a una financiación adicional que servirá para hacer frente a las necesidades surgidas por una situación excepcional derivada de la pandemia de la COVID-19, que afecta por igual al alum-nado de la red pública y al alumnado de la red concertada», aseguró ayer Cortina. «Ambas redes responden a la legalidad educativa vigente y la educación concertada sostenida con fondos públicos es un instrumento que garantiza el derecho de las familias a elegir el centro de educación que quieren para sus hijos».

La situación, parece evidente, no se va a solucionar con el debate público. Los titulares de los colegios concertados han dejado claro que no se van a quedar de brazos cruzados, los padres de dicha red han amenazado con los tribunales y ayer también lo hizo el PP. Por su parte, Vox acusó al Principado de «despreciar y abandonar» a 30.000 alumnos.

La FP es un «eje estratégico» para el Principado
El presidente del Gobierno asturiano, Adrián Barbón, defiende la Formación Profesional como un «eje estratégico» para su Ejecutivo y aboga por ampliar esa oferta con titulaciones ligadas, entre otras, al I+D+i. Durante su intervención de ayer en la Junta General, Barbón recordó que la oferta de FP en Asturias suma más de 100 ciclos y que la región está «a la cabeza de España» en número de plazas, duplicando incluso a Madrid. Además, aseguró que el objetivo es aumentar la FP Dual «de la mano del sector empresa-rial». «Hemos establecido convenios con la Fade y las Cámaras de Comercio», aseguró.

El Comercio