Los centros concertados asumen el plan con dudas

Las familias ven «riesgos» y avalan que sean solo los alumnos más mayores los que retomen las clases presenciales

M. F. VALLEJO/ S. LÓPEZ DE PARIZA
BILBAO/VITORIA. La federación de familias de la escuela pública vasca, Ehige, valora de forma positiva la vuelta a las aulas de los estudiantes desde cuarto de Secundaria. Su presidenta, Lurdes Imaz, considera que si regresan los escolares de cursos inferiores resultaría «complicado» garantizar la seguridad y «supondría una mayor preocupación para las familias.

Este colectivo resalta la necesidad de que exista un control de las medidas sanitarias que se establezcan en los centros. Las familias de la escuela pública subrayan la «importancia» de «una comunicación constante entre los centros y la Administración» porque «hay que hacerlo muy bien ahora para aprender para el próximo curso».

Los padres y madres no ocultan sus miedos. «Vemos riesgos, ya que, si no los hubiera, volverían los alumnos de todas las etapas ahora. A estas alturas, sería más lógico el regreso a los colegios para todos los cursos a partir de septiembre y de manera escalonada», señala Cristina Sánchez, presidenta de Fapacne, federación alavesa de asociaciones de padres de alumnos de centros concertados. Solo en el caso de los alumnos de segundo de Bachiller cree que «tiene más sentido este retorno a las aulas para su preparación para la Selectividad».

Centros concertados
Los centros concertados vascos censuran que el Departamento «no haya negociado» antes las medidas «con los agentes educativos». Las ikastolas ven con buenos ojos que el plan se diseñe desde Euskadi, sin embargo se plantean «si es posible llevarlo a cabo respetando las condiciones sanitarias». Sus responsables opinan que solo deberían retomar las clases presenciales los estudiantes de segundo curso de Bachillerato y FP. De esa forma los centros tendrían menos dificultades en «cumplir las medidas de seguridad». Creen, además, que hay que dar prioridad a estudiantes que precisan refuerzos en lugar de elegir cursos completos para volver a los centros.

Los responsables de los colegios religiosos de Kristau Eskola muestran su «preocupación y desconcierto» ante el plan para retomar la formación presencial de Educación. «Nos hubiera gustado tener un contraste antes de publicar las medidas porque no vemos con claridad el poder realizarlas con seguridad y prevención ante esta situación de la pandemia», advierten sus responsables.

El correo