Los concertados pedirán medidas cautelares para frenar la supresión de diez unidades

La Plataforma por la Libertad de Enseñanza solicita una reunión a Concha Andreu para reclamarle “un cambio de rumbo” en Educación

LOGROÑO.
La Plataforma por la Libertad de Enseñanza en La Rioja (centros concertados) anunció ayer que utilizará todas las medidas que estén en su mano para tratar de frenar la reducción de líneas anunciada por el Consejero de Educación. En concreto, apuntó Carlos Torres, presidente de Concapa, llegado el caso solicitarán medidas cautelares para que los centros afectados puedan ofertar en la próxima escolarización las plazas de primero de Infantil que Educación pretende eliminar (dos aulas de 25 alumnos en Alcaste y una en Escolapias, Salesianos y La Inmaculada, todos en Logroño). De igual manera reclamarán un encuentro con la presidenta regional, Concha Andreu, para solicitarle «que cambie el rumbo político de la Consejería».

Ana Isabel Preciado, presidenta de Escuelas Católicas de La Rioja, acusó al consejero Luis Cacho de no reconocer la realidad y de adoptar la medida por motivos «ideológicos». Lo hizo tras recordar que el pacto de gobernabilidad suscrito por el PSOE, Podemos e Izquierda Unida ya preveía la posible reducción de unidades escolares concertadas. «Henar Moreno dijo que el cheque del Bachillerato había desaparecido por motivos ideológicos», apeló Preciado antes de plasmar los efectos reales en el medio plazo de la eliminación de unidades: «Cacho dice que se suprime un 1% de las aulas, pero hay que tener en cuenta que en Logroño se eliminan 7 líneas de Infantil sobre 30», lo que, en los próximos años implicará la supresión de «81 unidades de 567, es decir el 15% de la oferta», completó.

Sobre el aumento de la ratio mínima de alumnos por aula, Alejandro Vesga (USO) alegó que frente a lo defendido desde Educación, la medida no viene a «equilibrar la de los centros públicos y los concertados» y que «en algún caso se eleva hasta el 30%, con un aumento medio del 25%. El consejero afirmó que hasta ahora las ratios mínimas se articulaban a través de un artificio alegal y en desuso.

Eso no es así. Valencia lo aplicará para el próximo curso», recordó defendiendo que el sistema vigente hasta ahora «garantizaba el cumplimiento de la norma en cuanto a la equidad entre las ratios medias de pública y concertada». Además apuntó que el coste por alumno es más bajo en la red concertada que en la pública (con presencia en pequeños municipios rurales). Carlos Torres, por su parte, además de recordar la manifestación a bordo de vehículos de este fin de semana, insistió en que tienen «la mano tendida para recuperar el diálogo». Esa buena voluntad no es incompatible con activar todos los mecanismos de defensa de sus intereses. «Hemos presentado un recurso de alzada contra las ratios y, si procede, las medidas judiciales» entre las que figuraría la solicitud de medidas cautelares «para que los centros puedan ofertar las unidades que Educación pretende suprimir.

DiarioLaRioja