«No entiendo este ataque a la educación concertada. Existe desde hace años y no ha habido problemas»

Pedro José Caballero es presidente de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos (Concapa) en Castilla-La Mancha y, hasta hace escasos días, vicepresidente de la organización a nivel nacional. Recientemente ha sido nombrado presidente nacional de Concapa, así que en breve dejará el cargo regional para centrar sus desvelos en defender a las familias que han elegido que sus hijos estudien en colegios concertados. Una elección que ha abierto una brecha de calado en Castilla-La Mancha, pues Podemos -socio de gobierno del PSOE- se opone a seguir financiando esta enseñanza con fondos públicos.

¿Cómo afronta esta nueva etapa al frente de la Concapa nacional?
Estaba dedicado, casi exclusivamente, a Castilla-La Mancha. Ahora el abanico se abre bastante porque tengo que atender a las demandas de todas las federaciones del país.

¿Qué ocurrirá con la federación regional?
Tenemos un mes para renovar la confederación de Castilla-La Mancha. Propiciaremos en una Asamblea que haremos pronto el cambio de la Junta Directiva y de la estructura que tenemos con renovación y gente nueva. El camino, más o menos, está hecho. Ahora es solo continuarlo y seguir avanzando.

¿Hay nombre para su sustituto?
No. Cuando se haga la renovación participarán las cinco federaciones provinciales. Se verá entre todos los presidentes cuál puede cumplir los objetivos de la confederación.
Usted señala dos grandes problemas a los que se enfrenta: «La defensa de dos modelos de enseñanza, pública y concertada, y la libertad de los padres para elegir la asignatura de Religión».
Nuestro primer objetivo es defender los intereses de los padres a poder elegir el centro educativo que quieran. Así lo dice el artículo 27 de la Constitución. El Gobierno reinante, tanto en la región como a nivel nacional, tiene que garantizar que por lo menos haya dos opciones para poder elegir. Sino no se puede elegir. El dinero público no es estatal, es social. Al ser social tiene que ir siempre al mayor bien común posible. Los impuestos los pagamos todos y no todos los centros concertados son católicos.

¿Cómo está asumiendo la polémica relacionada con la partida a la enseñanza concertada?
Lo que nos preocupa es la inquietud de las familias hacia esos acuerdos escritos. Es verdad que el presidente de Castilla-La Mancha nos ha intentado tranquilizar, pero lo escrito, escrito está. Le pido que cuando tenga oportunidad nos lo explique a los representantes de las familias porque, hasta el día de hoy, ni me han llamado ni explicado nada para poder tranquilizar a los padres. En el Acuerdo de Investidura con Podemos pone claramente congelación y reducción progresiva de la aportación que se hará a los colegios concertados.

¿En qué grado afectaría esta reducción «progresiva» de la partida destinada a la enseñanza concertada en la región?
El gran problema es que no lo sabemos. A nivel regional, la educación concertada es aproximadamente un 16% del total. Queremos que alguien nos diga qué se va a hacer y cómo puede afectar a las familias de Castilla-La Mancha.
Emiliano García-Page se ha reunido, hasta la fecha, con numerosos colectivos pero de momento no les ha recibido.

¿Qué opina?
Tenemos abierta la mesa de los padres del alumnado, que es una mesa de diálogo donde estamos la pública y la concertada en unión con la Consejería de Educación y, ni siquiera, en esa mesa, que no se ha reunido todavía, nos han informado de cómo afectarían esas medidas que se han aprobado. El tiempo avanza, los comentarios no cesan y la información no llega.

Si se reuniera con García-Page, ¿qué le diría?
Que todos somos padres de la concertada y, como tal, que nos diga qué es lo que quiere hacer. Deberíamos dialogar para llegar a puntos de encuentro, que seguro que los hay.
Entiendo que le preocupa bastante que el PSOE esté gobernando con el apoyo de Podemos. ¿Se ha reunido con la formación morada para hablar de este asunto?
No. No nos hemos reunido ni con el PSOE ni con Podemos. El Gobierno socialista necesita de Podemos para poder aprobar todo lo que quiere hacer.

¿El acuerdo entre PSOE y Podemos en materia educativa le parece un ataque total a todo lo que huele a confesional?
Ataque, no. Pero sí vulnera el derecho de las familias a elegir. Los impuestos los pagamos todos y se tiene que buscar el mayor bien común social. No entiendo por qué ese ataque tan directo a la educación concertada que lleva coexistiendo en Castilla-La Mancha desde que comenzaron los conciertos y que, de ninguna manera, es una anomalía como dicen desde Podemos. Son dos redes para impartir la misma educación. Hasta ahora no ha habido ningún problema.

¿Qué le dicen los padres sobre este asunto?
Me trasladan una inquietud inmensa, sobre todo, el algunas provincias de la región. El problema es que si la información no llega o llega sesgada, las familias no saben qué hacer. Piensan en cierre de colegios, en despidos de profesores, en traslado de niños a dónde uno no quiere. Hemos intentado tranquilizar a las familias pero necesitamos saber qué es lo que quieren hacer o no para tomar las medidas que creamos oportunas y necesarias. Page siempre dice que con el diálogo se llega, pues vamos a ejercer ese diálogo que es lo que estamos esperando.

¿Hasta qué punto la educación concertada aguantaría un recorte en su partida presupuestaria?
Castilla-La Mancha es una de las CCAA que menos representación tiene en educación concertada, diez puntos por debajo de la media. Estamos ya en mínimos.

¿Pero qué recorte espera? Está recogido en el Acuerdo de Investidura y se debería de llevar a cabo…
Podemos quiere que desaparezca la educación concertada. Nosotros queremos que la que hay se garantice y se pueda, incluso, si la situación económica y social lo permite, mejorar. No vamos a llegar a ningún acuerdo en el que se reduzca porque estamos al mínimo. Hay acuerdos entre sindicatos y profesores en los que se garantizan los empleos bajándose los docentes un 3% el salario. No es verdad que se haya aumentado en estos últimos 4 años la partida a la concertada y se ha disminuido la pública. Han disminuido las dos por la situación económica. Lo que ocurre es que en la concertada los padres colaboran para seguir garantizando que esa educación se dé.

¿Este problema se está dando en alguna otra comunidad autónoma donde gobierna Podemos, bien en coalición o con acuerdo de investidura como en Castilla-La Mancha?
Sí. Ya empieza a haber problemas en la Comunidad Valenciana y Murcia.

¿Que opinión tiene de la consejera de Educación? Es la más discutida del Gobierno regional.
Nuestra idea no es pedir cabezas de nadie, sino trabajar en positivo. Hay todavía mucho que hacer por la educación pública y por la concertada. Las dos son igual de buenas y sostenidas con fondos públicos. Hay que darle tiempo, pero siempre en unión y en comunicación con todos los agentes sociales que intervenimos en la educación. Si no se nos llama, no se nos hace participes de las cosas, evidentemente, nuestra labor será decir que la gestión no está bien hecha.

A nivel nacional, ¿le preocupa los meses que llevamos sin gobierno? ¿O el futuro gobierno que nazca, bien de los pactos o de nuevas elecciones?
Tiempo que no hay gobierno, tiempo que se pierde. Seguimos con un fracaso escolar inmenso. Ahora mismo la guerra que tenemos abierta entre la educación pública y la concertada no es el mayor de los males que tenemos en España. Hay otros muchos que nos acucian más. Sin gobierno no hay normativa, directrices, no hay un camino a seguir. Necesitamos todavía muchas vueltas para llegar, de verdad, a conseguir una educación de calidad.
¿Le preocupa un posible gobierno nacional PSOE-Podemos?
Si es como en Castilla-La Mancha sí me preocuparía. Buscaremos, en todo caso, un gran pacto por la Educación. La Educación debe salir de las guerras políticas. Les animaría a tener amplitud de miras y que dieran tranquilidad al sistema educativo, tanto para las familias de la pública como de la concertada.

latribunadeciudadreal.es