Unión de padres y docentes para evitar que Educación discrimine a la concertada

«No vivimos encapsulados; sin recursos para la protección, hay riesgo de contagio de toda la sociedad», advierten los colegios con conciertos.

“Si hay que llegar a los juzgados, llegaremos. Y, evidentemente, la calle es nuestra también”. Son palabras del secretario general de Escuelas Católicas, Carlos Robla, que ayer presentó, junto a los sindicatos docentes OTECAS, USO y FSIE, la patronal CECE y la confederación de padres CONCAPA, la “Plataforma en defensa de la enseñanza concertada”. La red, formada por 32.000 alumnos y más de 2.500 profesores, se ha unido y está en pie de guerra contra el Principado al anunciar su vicepresidente, Juan Cofiño, que Asturias dejará a la concertada fuera de las ayudas frente al covid-19 (unos 30 millones de euros). Docentes y familias consideran que esta “nueva discriminación” a la enseñanza no pública “rebasaría el ámbito docente y afectaría al derecho a la protección de la salud”.

“Las personas vinculadas a la concertada no vivimos encapsula-das. Sin recursos para la protección, hay riesgo de contagio de toda la sociedad asturiana”, advirtieron en el manifiesto que leyeron ayer. En él, las organizaciones firmantes desmontan el tópico de que los colegios concertados son para ricos: “El perfil social de las familias es tan diverso como lo es la misma sociedad. Hay diversidad económica, cultural, ideológica, religiosa…”. “Además, estas familias contribuyen con sus impuestos al sostenimiento de los servicios públicos y resulta del todo inadmisible que teniendo sus hijos matriculados en centros sostenidos con fondos públicos no reciban ayudas porque su opción educativa no concuerda con los deseos del gobierno”, clamaron.

Los profesores están convencidos de que el Principado “quiere que la red vaya a menos”. “Es siempre dale que te pego a la concertada”, criticó Paloma Sicilia, de USO. Y eso a pesar de que “la concertada tiene las plantillas más bajas de España, con una dotación de recursos, tanto económicos como de profesorado, muy inferior a la que tienen los centros públicos de Asturias”. “Tenemos más alumnos por aula que en la pública, en Secundaria tenemos siete horas lectivas más que en la pública, junto con Extremadura somos los peor pagados del país…”, enumeró el secretario general del sindicato OTECAS, José Manuel Cueto. Tanto OTECAS como Escuelas Católicas salieron el lunes “esperanzados” de las reuniones que mantuvieron con el Gobierno, aun-que seguirán presionando. “El vicepresidente se comprometió a que iba a intentar tratar con igualdad a las dos redes dentro de los recursos ajustados que tienen”, avanzó José Manuel Cueto.

Por su parte, Es-cuelas Católicas, la patronal que integra a los directores de los centros, presentará a Educación “antes de que acabe la semana” las necesidades de espacio y recursos humanos que tienen sus colegios, tal y como pidió la Consejera en la re-unión del lunes. “Todo esto se hubiera podido evitar si nos hubieran pedido nuestras necesidades cuan-do se las solicitaron a la pública. De todas formas, la Consejería lo tiene todo estudiado. Pero si hay que seguir este montaje… Nosotros les hemos dicho que los equipos directivos también tienen derecho a descansar y les urgimos que esto se solucione ya, antes de finalice el mes”, aclaró Carlos Robla, secretario de Escuelas Católicas.

De momento, la concertada tampoco tiene instrucciones para planificar el próximo curso. En-tienden que se les aplicará el protocolo presentado a la pública, pero temen incluso que las ratios de profesor- alumno se mantengan, aun siendo más altas que en la pública. La plataforma ha exigido una reunión con el Presidente Adrián Barbón y con todos los grupos parlamentarios. Unión de padres y docentes para evitar que Educación discrimine a la concertada“ No vivimos encapsulados; sin recursos para la protección, hay riesgo de contagio de toda la sociedad”, advierten los colegios con conciertos Por la izquierda, de pie, Paloma Sicilia (USO), José Manuel Cueto (OTECAS), José López-Sela (FSIE), Ángel Gallo (CECE), Desireé Fernández (CONCAPA) y Carlos Robla (Escuelas Católicas), ayer en el colegio Auseva. | F. Rodríguez

lne.es